Toothless and Hiccup in the movie HOW TO TRAIN YOUR DRAGON 2

Toothless and Hiccup in the movie HOW TO TRAIN YOUR DRAGON 2

Las películas ‘Ocho apellidos vascos’, de Emilio Martínez-Lázaro; ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’, de Dean DeBlois, y ‘El Gran Hotel Budapest’, de Wes Anderson, son los títulos que durante los próximos meses se proyectarán en el marco de la iniciativa‘Cine de una Isla de Verano’, que desde hace más de quince años organiza, a través de Gran Canaria Espacio Digital y de manera itinerante por la mayoría de municipios grancanarios, la Consejería de Cultura del Cabildo.

La actividad dará comienzo en San Mateo y se prolongará hasta el 19 de septiembre, fecha en la que concluirá en el municipio de Arucas. En el caso de San Mateo, las proyecciones tendrán lugar en la Plaza del Pueblo, a partir de las 21.00 horas, y con entrada gratuita, los días 8 (‘Ocho apellidos vascos’), 9 (‘Cómo entrenar a tu dragón 2’) y 10 de julio (‘El Gran Hotel Budapest’).

‘Cine de una Isla de Verano’ forma parte del variado programa cultural, en gran parte ideado para el público infantil y juvenil, que la Consejería de Cultura, que dirige Carlos Ruiz, ha diseñado para las fechas estivales.

Los catorce municipios que disfrutarán este verano de este ciclo son San Mateo, Santa María de Guía, Telde, Santa Lucía de Tirajana, Santa Brígida, Moya (todos ellos durante el mes de julio), Ingenio, San Bartolomé de Tirajana, Valsequillo, Gáldar, Tejeda, Agüimes (en agosto), Valleseco y Arucas (en septiembre).

En la edición de 2014, un total de 4.570 personas acudieron a las 46 sesiones programadas en distintos espacios públicos, como plazas y calles, así como en recintos culturales (casas de cultura, teatros…) de los municipios que acogieron este ciclo, que se ha convertido en un clásico de los veranos grancanarios desde su implantación por el Cabildo.

PELÍCULAS. La tirple selección de filmes escogidos por los responsables de Gran Canaria Espacio Digital, todos ellos estrenados en 2014, satisfará tanto a grandes cinéfilos como a los espectadores más pequeños, así como a aquel público que concibe el cine como un mero entretenimiento.

La película de DreamWorks ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’, basada en los libros homónimos de Cressida Cowell, se adentra en un universo bien conocido por los niños, el de los guerreros, las princesas y los dragones, pero intentando modificar ciertos estereotipos: las fieras no producen terror sino que son fieles mascotas; las chicas dan casi más mamporros que los chicos y la inteligencia es la primera virtud de los vikingos, por delante del músculo.
El canadiense Dean DeBlois, que se ha especializado en sagas de éxito después de trabajar en ‘Mulan’ y ‘Lilo & Stitch’, entrega una cinta que de la aventura de acción pasa al drama familiar, de este a la batalla épica y de ahí da el gran salto, con doble tirabuzón invertido, al debate interior del protagonista, eterno héroe involuntario. ‘Cómo entrenar a tu dragón 2’ ofrece mucho: emocionantes reencuentros, clases de naturalismo, unas gotas de humor y el dragón como metáfora de la vida salvaje y mito de la buena bestia.

‘El Gran Hotel Budapest’, del cineasta norteamericano Wes Anderson, traslada la acción —al menos la parte central del filme— al periodo de entreguerras y a la ficticia República de Zubrowka, enclavada en Europa Central. Narra las divertidas aventuras de Gustave (Ralph Fienes), el conserje de un hotel de Budapest en las que estará acompañado de un joven botones, Zero. El filme salta por diversas épocas y formatos de proyección (cambia al blanco y negro y juega con el cuadro de visión), y tiene todos los elementos característicos del cine de Anderson: un reparto inmenso repleto de grandes nombres, entre los que figuran, Ralph Fiennes, Bill Murray, Edward Norton, Jeff Goldblum, Saoirse Ronan, Willem Dafoe, Toni Revolori o Tilda Swinton, una profunda sensación de melancolía, secuencias animadas, maquetas mezcladas con actores de carne y hueso, hermosa banda sonora y ternura, mucha ternura. Lo que el espectador contempla en esta película en todo momento es tan espectacular como divertido. ‘El Gran Hotel Budapest’ es un auténtico placer para la vista. Un cuento con un ritmo endiablado que también es un homenaje de Anderson a Ernst Lubitsch y un canto de amor a la vieja Europa.

La comedia ‘Ocho apellidos vascos’, del director español Emilio Martínez Lázaro, se convirtió en el inesperado fenómeno cinematográfico del pasado año, con más de 56 millones recaudados en taquilla y 9 millones de espectadores. Esta historia rocambolesca de amoríos entre un andaluz engominado (Dani Rovira) y una vasca de armas tomar (Clara Lago), explota con humor los tópicos y clichés culturales entre andaluces y vascos, desmontando las supuestas barreras ideológicas que diferencian y distancian a unas regiones de otras, dando pie a un montón de situaciones divertidas. Los protagonistas son el monologuista malagueño Dani Rovira, que salta a la gran pantalla interpretando a Rafa, un arquetípico sevillano que se enamora de Amaia, una “vasca de libro”, según el propio Rafa, encarnada por Clara Lago. Junto a ellos, completan el reparto principal Karra Elejalde que, como no podía ser de otro modo, borda el papel de vasco “de pura cepa”, y Carmen Machi, que interpreta a Mercedes, una extremeña enamorada del País Vasco. Una de las grandes bazas de la película es el divertido guión a cargo de Borja Cobeaga y Diego San José.