04_1g_El Festival Internacional Canarias Jazz & Más Heineken descuelga las baquetas para recibir a uno de los nombres fundamentales de la batería actual: Antonio Sánchez. El mexicano de 42 años es el jazzero de moda, después de su exclusión de los Premios Oscars, responsable de la Banda Sonora Original de ‘Birdman’, cinta triunfadora en la última gala del cine y de la publicación de algunos discos de consideración como su proyecto ‘Meridian Suite’. Antonio se forjó en las bandas de Pat Metheny, Gary Burton o Joshua Redman y con participaciones con músicos como Michael Brecker. En el concierto del Auditorio de Tenerife ‘Adán Martín’, le acompañarán músicos de la talla de John Escreet al piano, Adam Rogers a la guitarra y Seamus Blake al saxo. En esta cita de este 8 julio, a las 20.00 horas, en el recinto santacrucero, también actuará Robert Glasper, completando de esta manera una noche de lujo.La gira seguirá, un día más tarde en el grancanario Teatro Cuyás y en el Auditorio Insular de Puerto del Rosario (21.00 h.), el próximo día 11.

– Nos gustaría comenzar esta entrevista, fiel a nuestra tradición, con los comienzos en la música. Algunos dicen que se inició a los 5 años en la batería ¿Cómo fue ese momento?

– Antonio Sánchez: Mi tío Ignacio tenía una novia cuyo hermano era baterista. Se llama Fito y de hecho todavía toca. Una vez fuimos a visitarlos y al ver la batería transparente que estaba posada en la sala de su casa me quedé pasmado. De ahí comencé a tomar clases con él.

– Últimamente ha sido usted bastante prolífico, ha publicado por ejemplo ‘The Meridian Suite’ ¿Qué nos puede contar sobre éste? ¿Qué músicos lo conforma?

– A.S.: Meridian Suite es mi humilde intento de escribir una “novela” musical en lugar de 7 u 8 cuentos cortos que serían el equivalente a las piezas en un álbum común y corriente. Al no preocuparme de las limitaciones de tiempo y estilo que hay que considerar al escribir para un disco de jazz pude desarrollar la historia de una manera más paciente, detallada y además logré mezclar jazz acústico y música electrónica de una manera que habría sido muy difícil ejecutar si las piezas hubieran sido independientes.

En este álbum mi grupo Migration está formado por músicos extraordinarios radicados en Nueva York. En el saxofón y EWI esta Seamus Blake, en el piano y teclado rhodes esta John Escreet, en el bajo eléctrico y acústico tenemos a Matt Brewer y como invitados especiales está mi prometida Thana Alexa en la voz y Adam Rogers en las guitarras.
Yo toqué obviamente la batería pero también grabé teclados adicionales y voces.

– ¿Y sobre su anterior ‘Three times three’? ¡Qué cantidad de estrellas! Scofield, McBride, Lovano, Mehldau, Patitucci, Brenner ¿Cómo fue esta combinación de astros?

– A.S.: Era un sueño mío hacer un disco de estrellas de esta categoría y llegué a la conclusión de que el trio es por tradición la configuración mas pura y completa en el jazz así que el formar tres tríos diferentes liderados por piano, guitarra y saxofón (que han sido mis tríos favoritos desde hace mucho tiempo) me pareció la mejor manera de llevar a cabo este proyecto. Además escribir música original para estas grandes personalidades fue algo que me hizo componer de manera muy diferente ya que estaba pensando en sus estilos y voces individuales.

– Estuvo usted en el centro del huracán con su exclusión de la Ceremonia de premios del cine, Oscars en relación a la película de Alejandro G. Iñárritu, Birdman. Pasado el tiempo, ¿Ha llegado a comprender la actitud de la Academia?

– A.S.: La comprendo pero me sigue pareciendo una decisión muy subjetiva. Para mi el mayor premio es obviamente escuchar mi batería en esa magnifica película pero nadie puede argumentar que fue una de las bandas sonoras más memorables del año.
La opinión pública siempre estuvo en desacuerdo con la descalificación pero de una u otra manera la controversia ayudó a que se le diera más atención de la que quizá se le hubiera dado.

– Además su batería tuvo un papel decisivo en la película, ¿Cómo vivió el éxito de ‘Birdman’? ¿Está lo mexicano de moda en los States?

– A.S.: (risas) Pues creo que si esta de moda ¡Por qué hay muchos mexicanos en los States!
Hablando seriamente me ha ayudado mucho el hecho que mi nombre y mi batería estén ligados a un proyecto de esa magnitud que ha pasado a ser parte de la cultura pop.

– Por las fotos de rodaje y de premier nos da la sensación de que hay muy buen ‘feeling’ entre los participantes en este proyecto, ‘Birdman’ ¿Es así?

– A.S.: Sí, definitivamente tuvo que ser un proyecto en equipo en el que todas las piezas eran indispensables porque hubiera sido imposible filmar una película como esa en 28 si las cosas no hubiesen sido tan armoniosas.

– Cuéntenos un poco como va a ser su participación en el Festival Internacional Canarias Jazz & Más Heineken ¿Con qué se va a encontrar el público canario? ¿Qué formato viene? ¿Ya sabe los músicos?

– A.S.: Llevo a mi grupo Migration (excepto Thana Alexa y Adam Rogers) y vamos a tocar la Meridian Suite en su totalidad de principio a fin así que va a ser una experiencia única para el público.

– ¿Tiene una marca favorita de batería? ¿Es endorser de alguna marca?

– A.S.: He sido patrocinado por Yamaha desde el 2000. Me parece un instrumento sumamente consistente y los herrajes son los mejores de la industria, sin duda. También he usado platillos Zildjian toda mi vida y en mi opinión no hay nada que se les acerque.

– Ha colaborado usted con Metheny y con Gary Burton ¿Cómo los conoció? ¿En el Berklee Collage of Music de Boston?

– A.S.: A Burton lo conocí en mis años en Berklee pero en el caso de Metheny me escuchó tocar con el pianista Danilo Pérez, en Italia en el ’99. De ahí empezó esta relación musical que ya va para 15 años.

– Hemos conocido su trabajo con el guitarrista Hugo Fernández, Ariel Brínguez y Antonio Miguel, ¿Cómo fue la grabación de este álbum? ¿Desde cuando conoce a estos artistas?

– A.S.: Hugo ha sido uno de mi mejores amigos desde que fuimos a Berklee a mediados de los ’90s y hemos seguido de cerca el desarrollo de nuestras mutuas carreras pero nunca habíamos colaborado juntos así que decidimos que ya era tiempo. A los demás músicos los conocí el mismo día de la grabación. Todo mundo hizo un trabajo excelente.

– Si conociese a un chico joven que se quisiera dedicar a la batería y al jazz ¿Qué le recomendaría? ¿A qué maestros tendría que seguir?

– A.S.: Le recomendaría que estudie música formalmente y que aprenda a tocar piano. Los mejores bateristas del mundo son músicos completos, no sólo bateristas. El haber estudiado música me dio las herramientas que me han ayudado a interpretar y a componer música de una manera sofisticada a lo largo de mi vida. Muchos baterías ni saben ni les interesa saber otra cosa que tocar la batería y eso es algo muy limitante a largo plazo por la competencia tan intensa que hay en lugares como New York.

– A propósito, ¿Cuáles son sus baterías de jazz clásicos favoritos?

– A.S.: Tony Williams, Roy Haynes, Philly Joe Jones, Max Roach, Elvin Jones, Jack DeJohnette y muchos más.

– Ha sido portada recientemente en la prestigiosa publicación ‘Downbeat’ ¿Qué siente viéndose en esa revista de tanta relevancia?

– A.S.: Sabía que era una meta muy difícil alcanzar como baterista. La portada de la prestigiosa Modern Drummer me parecía más al alcance (acabo de aparecer por segunda vez este mes) porque para Downbeat necesitas muchos otros méritos que solo tocar bien tu instrumento. Generalmente, tienes que ser líder de agrupación y compositor y tener varios discos contundentes bajo tu nombre así que fue algo extremadamente importante en mi carrera por lo que significa.

– Antes hemos mencionado antes a Gary Burton, recordamos que estuvo en Gran Canaria hace algún tiempo actuando con él y con el pianista canario Polo Ortí ¿Qué recuerda de esa fecha?

– A.S.: Fue genial según me acuerdo. El público canario es sensacional. He estado ahí con Danilo Pérez y Pat Metheny también.

– ¿Conoce a más músicos de Canarias?

– A.S.: Los hermanos Ortí son los que conozco. Los dos músicos extraordinarios.

– A lo mejor es usted uno de los nombres más prominentes desde el punto de vista de la fama del jazz “Made in México’, ¿Cómo se vive el jazz en un país tan cercano a los USA? ¿Suele haber buena recepción?

– A.S.: Ahora el público mexicano está más al tanto de lo que sucede en el jazz internacional y están mejor preparados para recibirlo. La última vez que toque fue hace unos meses al aire libre y tocamos como para 8000 personas. Fue increíble.

– Ha tocado usted en multitud de festivales, clubes, teatros, estadios ¿Tiene alguna anécdota que quiera compartir con nosotros y los lectores?

– A.S.: lo que me gusta de tocar por todo el mundo es que la experiencia varía completamente de acuerdo al país, a la idiosincrasia y cultura de la gente, de sus tradiciones… Es algo muy bonito.

– ¿Quiere añadir algo más? ¿Quizás una invitación al público canario para que no se pierdan su intervención en el Festival Canarias Jazz & Más Heineken?

– A.S.: Ojalá nos puedan acompañar porque les prometo que va a ser una velada inolvidable.