Musica_de_ozono_de_F4F_copiaIncluido en el programa ‘Músicas Paralelas’, el concierto se celebrará el viernes 8 de mayo, enSan Martín Centro de Cultura Contemporánea.Considerado una de las voces más excepcionales de la literatura del siglo XX, Casanova falleció a los 19 años dejando un legado de asombrosa madurez

La banda Fuckin Four Factory, con más de diez años de actividad como dj’s y directos, recupera el verbo del escritor palmero Félix Francisco Casanova (Santa Cruz de la Palma 1956-Santa Cruz de Tenerife 1976) de muerte temprana y considerado una de las voces más singulares y excepcionales de la literatura del siglo XX.

Música de ozono, título de este original proyecto musical y uno de los poemas del escritor, reúne una selección del textos del autor musicados por F4F para acercar el torrencial creativo de un escritor mayúsculo, cuyo verso reviste una tremenda musicalidad que se presta a infinitos tratamientos de estilo. Rock, pop y blues con bases electrónicas, atmósferas gruesas y ácidas, y un sustrato de ritmos de bailes donde la instrumentación de guitarras, bajos y percusión dialoga con sintetizadores y efectos para conformar el barniz sonoro de amplio espectro por el que transita la poesía de Félix Francisco Casanova.

Diecisiete son los poemas del escritor y poeta palmero seleccionados para armar Música de ozono en su estreno en concierto el próximo viernes 8 de mayo, a las 20.00 horas, en San Martín Centro de Cultura Contemporánea, dentro del programa ‘Músicas Paralelas, impulsado por el cabildo grancanario. Los poemas de Casanova que Fuckin Four Factory ha musicado y que presentará en un único directo en Las Palmas de Gran Canaria son Música de ozono, A veces cuando la noche me aprisiona, Perspectiva, Pirámide, Habitación 128, Manchas (la sangre), La otra presencia, Muro, La misma vieja historia, El retorno del Halcón Maltés, Noviembre y mi chica, Blues, Conversación, Ahora fuera de broma, Mi ojo de largas melenas y Esta noche deseo ser.

La selección de textos y el trabajo de investigación realizado por F4F sobre la poesía del poeta canario incluye poemas extraídos de La Memoria Olvidada (Poesía 1973-1976), una antología publicada por Hiperión en 1990 en Una maleta llena de hojas y Agua negra.

Las ediciones recientes de Félix Francisco Casanova, en particular las del sello madrileño Demipage, depositario de los derechos del poeta, que en 2010 puso en circulación los títulos Antología poética; Cuarenta contra el agua, al cuidado del poeta y traductor Francisco Javier Irozaki; Yo hubiera u hubiese amado. Diario íntimo (1974), y la reedición de la novela El Don de Vorace, con prólogo del poeta, narrador y ensayista Fernando Aramburu, título que hizo merecedor a Félix Francisco Casanova con 17 años del premio de novela Benito Pérez Armas en 1974, son las fuentes de inspiración que Fuckin Four Factory ha utilizado para diseñar y ejecutar el proyecto musical Música de ozono.
Para los componentes de F4F este trabajo editorial ha posibilitado no solo recuperar el legado de Félix Francisco Casanova con Diario íntimo, sino que ha supuesto el reconocimiento unánime de la crítica en los circuitos nacionales e internacionales de la figura del poeta palmero, emparejado por su precocidad intelectual con el autor francés Arthur Rimbaud y con Isidore Lucien Ducasse, uno de los pilares del surrealismo y renovador de la poesía francesa del siglo XIX, que firmaba con el alias de Conde de Lautréamont.

La formación Fuckin Four Factory que dará cuerpo al proyecto poético-musical Música de ozono está integrada por José A. Quintana, voz, programaciones y bajo; Bego González, voz y teclados; Diego F. Hernández, voz, teclados, bajo y percusión, y Rocha Besora, guitarras. Además contará con la colaboración especial de Carlos Catana, músico palmero, ex vocalista de Facies, con una intensa producción en solitario y que ya había frecuentado a Félix Francisco Casanova musicando alguno de sus poemas. Catana acompañará con su voz, guitarra y armónica.
Félix Francisco Casanova, datos biográficos

Hijo del médico y poeta Félix Casanova de Ayala, de quien se cumple este año 2015 el centenario de su nacimiento, Félix Francisco Casanova ya sorprendía a su padre con tan solo siete u ocho años “con frases insólitas que yo me preguntaba dónde podría haber leído”. Y a los doce años, también según el testimonio de su padre, el jóven Félix era ya consciente “de su facultad de crear poesía”.

Devorador compulsivo de Rimbaud, Pessoa, Whitman, Breton, Aragon, Joyce, Camus o Hesse, Félix Francisco Casanova se sentía fascinado por el hard-rock, la psicodelia y el jazz. Fundó el grupo de rock alternativo Hovno (mierda en checo) y junto a Angel Mollá el Equipo Hovno con quién firmaría, en agosto de 1972 a la edad de 15 años, el Manifiesto del mismo nombre.

Cuando falleció, el 14 de enero de 1976, estudiaba el tercer curso de Filología Hispánica en la Universidad de La Laguna. “Su muerte temprana le impidió ejercer más allá de la adolescencia su portentosa capacidad para manejar palabras con instinto poético”, señala el poeta, narrador y ensayista vasco Fernando Aramburu en el prólogo de la reedición de El don de Vorace (Demipage, 2010), obra que le reportó a Félix Francisco Casanova el premio de novela Benito Pérez Armas, a los 17 años. La novela fue escrita en 44 días, señal de su capacidad creativa y dinámica literaria.

Su obra, intensa, original y extraña, posee una asombrosa madurez en el campo de la poesía y la prosa experimental. Consiguió el principal premio de poesía de Canarias, el Julio Tovar, con ‘El invernadero, el Pérez Armas de novela con el Don de Vorace, y un mes antes de su muerte, otro premio del periódico La Tarde por el poemario Una maleta llena de hojas.