st_fusionST Fusion, una muestra oriental en Tenerife. Así se puede definir el proyecto que ha nacido de las mentes de la pianista y cantante nipona Satomi Morimoto y del contrabajista tinerfeño Tomás L-P Cruz. ‘Common Time’ es el último disco de una colección de cuatro de estudio y una recopilatorio, canciones que van a presentar en el Espacio Multifuncional del santacrucero Teatro Guimerá, dentro del ciclo E.G.M. (Espacio Guimerá Música). ST fusión también cuenta con Akior García a la batería y a Miguel Manescau a la guitarra.

En esta entrevista, Tomás nos habla de los inicios del grupo, de las diferentes influencias que confluyen en su proyecto y de como un dúo fue creciendo para ser quinteto y volver a la acción con el cuarteto actual, formación que se puede considerar estable. Recuerden la cita, jueves 11 de diciembre, 21.00 horas, en el Espacio Multifuncional del Teatro Guimerá de S/C de Tenerife.

– ¿Cómo surgió este proyecto llamado ST Fusion?

– Tomás L-P Cruz: Aunque conocí a Satomi en el 2000, la aventura comenzó en 2003. Empezamos en la primera fecha a vivir en Tokio y después decidimos iniciar esta andadura musical. Empezamos a hacerlo muy poco a poco, experimentando un poco. Era una fusión que era muy notoria desde esos comienzos, representado por Satomi con la música oriental y yo con la música de corte occidental. Empezamos a crear de hecho como ST dúo. En estos días hemos hecho recopilación de todo el material en 10 años de trabajo y con esa formación. Tenemos fotos y programas de esos comienzos. En 2004 venimos a Tenerife y nos asentamos en la isla. Todos los temas que habíamos estado madurando en nuestra estancia en Tokio lo llevamos directamente al estudio, sacamos nuestro primer trabajo discográfico, a trío, junto al añorado José Pedro Pérez, ‘Occidental’. Llevamos 5 discos, uno de ellos fue una recopilación fruto de una ayuda del Ministerio.

– Hace un tiempo salió ese quinto disco, ‘Common Time’ ¿Qué nos puede decir de él?

– T.L-P.: Lo llamamos ‘Common Time’ por el compás de compasillo, el 4 por 4. Nosotros venimos trabajando a cuarteto aunque por algunos años fuimos quinteto. Desafortunadamente nos dejó Juani (Cantero), por una cuestión netamente laboral, por la Escuela. No pudo seguir pero antes de sustituirlo decidimos quedarnos en este formato. Por una parte eso, por otra parte era realmente nuestro cuarto disco de composición, excluyendo el mentado recopilatorio, ‘Overview’. Algo así como cuatro componentes, cuarto disco. Esa era la idea.

“Lo llamamos ‘Common Time’ por el compás de compasillo, el 4 por 4. Nosotros venimos trabajando a cuarteto aunque por algunos años fuimos quinteto. Desafortunadamente nos dejó Juani (Cantero), por una cuestión netamente laboral, por la Escuela. No pudo seguir pero antes de sustituirlo decidimos quedarnos en este formato.”

– Satomi, Japón, Tomás, Tenerife/España ¿Cómo engarzan ambos mundos y ambas tradiciones? ¿Qué porcentaje hay de ambos mundos en el resultado musical?

– T.L-P.: Creo que combinamos bien. Como bien sabes, Héctor, la música es un idioma internacional. Satomi es efectivamente japonesa pero su formación no es sólo la música contemporánea nipona. Estudió desde muy jovencita, con 3 años y los compositores que estudiaba de pequeña y era la misma que escuchaba yo al otro lado del mundo. También tuvo formación en música étnica. En mi formación, por influencia de mi madre, tuvo más que ver la música clásica. Satomi escuchaba Bach, y yo también. O los contemporáneos, ambos amamos a Bartok, Shostakovich, Stravinsky. Tenemos esa pasión en común, la música antigua que estudiábamos en Inglaterra. No eran formaciones antagónicas pero si es cierto que había disparidad en cuanto a la música popular que escuchábamos. Ella escuchaba música tradicional japonesa y yo era fruto de los años 70. Música latinoamericana, argentina, brasileña, cuba etcétera. Eso si era desconocido para Satomi hasta que no me conoce. Yo escuchaba hasta heavy metal o rock, psicodelia y electrónica. Yo lo tocaba.

– Han tocado hasta en Japón, ¿Cómo es el público de esos lugares? Corríjame si me equivoco, ¿Llegaron a tocar en el Blue Note de Tokio?

– T.L-P.: ¡No qué va! No tocamos en el Blue Note de Tokio. Hemos tocado en varias ocasiones en teatros y clubes de jazz de ahí. Como por ejemplo en el ‘Be Flat’ de allí. Tocar en el Blue Note es muy difícil. Ahí sólo tocan la primera liga, los que vienen siendo los Ferrari del género. Gente como Chick Corea o gente que tenga el suficiente poder adquisitivo como para alquilarlo esa noche.

– Algunos lo cifran en 15.000 euros…

– T.L-P.: Podría ser (risas). No ha sido nuestro caso. Hay que decir que el japonés es tremendamente respetuoso para la música. Independientemente de eso, su relación con la música que defendemos ha sido mucho más corta que la de nosotros. Japón estuvo en ese sentido cerrado muchos siglos, fue en el S. XIX cuando empezó a llegarle influencias y mandar a estudiantes de músicos como si fueran misiones para estudiar a los impresionistas por ejemplo, gente como Debussy. Mezclan todo ese caudal lo fusionan y sirve de influencia a la hora de componer su música. En el siglo XX aparece ese timbre japonés pero con atisbos de la música europea. Han estado muy cerrados pero por su carácter y forma de ser, respeto, educación etcétera, en un corto periodo de tiempo han entendido la música como algo que hay que respetar. Si hay un concierto a nadie se le ocurre abrir la boca. Aquí sería impensable. Hay más “falta de respeto”, gente cuchicheando o hablando. Llegar a aplaudir puede ser considerado como falta de respeto. Son gente muy estudiosa por otra parte. Hay gente que dice, “los japoneses imitan sin swing” y no es así. Habrá de todo pero hay gente con mucho swing, además son metódicos desde la cultura. Es todo muy sofisticado y delicado. El minimalismo, por ejemplo, son expresiones menos pasionales que nosotros con el flamenco. No es mejor ni peor. Han adquirido músicas que no proceden de ellos (tampoco procede de nosotros el jazz) pero lo hacen bien muy bien.

– ¿Qué opina usted sobre la apertura de un espacio como el Multifuncional del Teatro Guimerá de S/C de Tenerife a las nuevas músicas como la suya? ¿Es obligación de las instituciones públicas?

– T.L-P.: Lo entiendo como fundamental. Es un paso hacia delante. Más allá de la música y de los géneros tenemos que basarnos en el respeto. Por ejemplo, de los músicos hacia los espacios y viceversa. Tiene que existir esa sinergia. No se consigue mucho en estas islas y creo que Europa nos lleva ventaja. Hace poco estuvimos en el Festival de Jazz de Londres, entiendo que ha de ser de los mayores del mundo. Este año habían 250 bandas y todos con un nivel profesional magnífico. Y vamos a los centros musicales en donde podemos encontrarnos cualquier género musical mientras sea con cariño y con respeto. Bien hecho, en una expresión. Hay espacios y músicas para espacios. Si hablamos de tango, música cubana, flamenco, jazz etcétera, que englobamos como música popular culta, por llamarla de alguna manera, que conlleva algún análisis, estudio, complejidad rítmica, es fundamental que nos abramos ¡Estamos en el S. XXI! Hay un concepto en nuestra sociedad, que cree que el Teatro es para gente mayor, que hay que ir de traje y corbata. A veces conoces a gente que se va por casualidad y dice :”¡Ah pero esto es el Teatro! ¡Qué bien me lo pasé! ¡Qué maravilla! ¡No voy a dejar de repetir!”. Esa es la base, es algo que hemos perdido o que no se ha trabajado tanto ¿Qué pasará cuando la gente abonada a la Sinfónica por su propio ciclo vital vaya pasando? Si no trabajamos con conciencia de creación de público quizás la cultura desaparezca porque no tendremos el público. Para eso es muy importante el abrir los teatros a otras tendencias. Por quitarle etiquetas molestas como espacio “carpetovetónico y retrógrado”. Parece lamentable pero es que no tiene nada que ver. Abriendo los teatros a otros géneros se abren las puertas a un montón de gente. Se descubre un nuevo mundo que engancha, y va a acabar yendo a otros espectáculos.

– ¿Qué canción no va a faltar en la actuación del jueves en el Espacio Multifuncional del Teatro Guimerá, dentro del ciclo E.G.M.?

– T.L-P.: Una que va a sonar seguro, casi como estandarte de la banda en los últimos tiempos, ‘Mathematic Semitone’. Si me pides una canción es esa, pero te podría dar más.

– Quizás sólo reste nuestro tradicional saludo a Creativacanaria.com y Canción a quemarropa…

– T.L-P.: En representación de ST Fusion, les mando un abrazo grande a todos aquellos que alientan a la cultura en nuestra tierra y más allá de nuestras fronteras. Creativa Canaria está haciendo una labor estupenda y grandísima y fundamental para que la cultura siga avanzando en una buena dirección.