James-Carter-8-Photo-Credit-Vincent-SoyezJames Carter es el próximo protagonista del Festival Internacional Canarias Jazz & Más Heineken. El saxofonista nacido en Detroit en 1969, creció en un ambiente musical que le hizo acercarse muy pronto a su instrumento, el saxo. Desde una conjunción de ambientes cercanos al funk, al soul y al jazz acústico Carter vuela desde Estados Unidos para satisfacer la voluntad de los seguidores más acérrimos: jazz sin concesiones. Mañana 7 de julio en el Leal de La Laguna (20.30 h.) y pasado en el grancanario Teatro Guiniguada, con Kneebody, en el Festival.

El norteamericano ha tenido una serie de laureados éxitos como por ejemplo sus comienzos en la banda de Lester Bowie con su New Cork Organ Combo, el tributo que realizó con músicos como Stephane Grappelli, a éste último y a Django Reinhardt y su recordada participación en la prestigiosa película Kansas City (Robert Altman, 1996), en el papel de Ben Webster. De esa cinta salieron algunos nombres que forjarían el presente de la música jazz como el saxo Joshua Redman (haciendo de Lester Young). Las actuaciones tendrán lugar, insistimos, este martes 7 de julio en el Teatro Leal de La Laguna y el 8 de julio en el Guiniguada. Carter se presentará con Gerard Gibbs, al teclado, y Alex White a la batería.

– ¿Cómo empezó en la música? ¿El saxo fue su primera opción en el mundo de la música, como profesional?

– James Carter: Nací en una familia muy musical, una familia de 2 hermanos y 2 hermanas que estaban inclinadas hacia el mundo musical. Estaba merodeando por ahí, en esa casa.

– Va a participar en el Festival Internacional Canarias Jazz & Más Heineken con el denominado ‘Organ Trío’ ¿De quiénes se trata? ¿Cómo conectó con Alex White y G. Gibbs.

“¡Amo a las Islas Canarias! Mi primera experiencia fue con la Lester Bowie & The New York Organ Ensamble en 1992. Estuvimos tocando durante dos o tres noches en Tenerife ¡Después tuvimos un par de días de vacaciones después de los conciertos! Gran clima y todos tuvimos un muy buen rato en Canarias.”

– J.C.: Este Organ Trio fue creado en junio del año 2001 con mi teclista Gerard Gibbs a quién conocí desde los finales de los 80 y con un batería que después de un tiempo se fue a hacer otras cosas muy diferentes. Entonces, volví a Detroit y escuché a mi nuevo batería, Alex White. Éste ha estado tocando con nosotros desde el comienzo de este año

– ¿Qué clase de teclado usa el denominado ‘Organ Trío? ¿Se trata de un Hammond?

– J.C.: La mayor cantidad de las veces es un órgano Hammond. Es una cuestión de rider técnico pero algunas veces hay que hacerlo con otro tipo de teclados. Es el trabajo de Gerard en el escenario y por supuesto él lo hace muy bien con cualquiera de las opciones.

– Usted ha tocado en grandes escenarios como por ejemplo el Blue Note ¿Tiene algún club favorito? ¿Está en los Estados Unidos o en Europa?

– J.C.: Hay muchos locales y escenarios muy buenos alrededor del mundo y en los cuales no he tenido el placer de tocar. La verdad es que no puedo apostar sencillamente por un lugar sobre el resto ¡Es una elección muy difícil!

– Ha tocado con músicos como Cyrus Chestnut, Wynton Marsalis o Dee Dee Bridgewater ¿Qué recuerda de estas actuaciones? ¿Cómo fueron las colaboraciones?

– J.C.: Las cosas primordiales que ocurren cuando actúas con grandes artistas como los que has mencionado es la bendición de estar disponible para conectar con esos espíritus afines en un escenario. Siempre estoy dispuesto a tocar y hacer jam junto con mi familia musical.

– ¿Considera al Organ Trio más básico como show que otros proyectos que ha realizado?

– J.C.: Para nada. El Organ Trio no es básaico es siempre ¡orgánico!

– Formó parte de la banda sonora y de la película de ‘Kansas City’, una película de Robert Altman ¿Qué recuerda de esos tiempos? ¿Cree que sería importante en nuestros días que hubiese una película relacionada con el jazz para que este estilo musical tenga mayor cantidad de fans y que sea más popular?

– J.C.: Tuve un tiempo maravilloso durante esas tres semanas, cuando estuvimos haciendo el film en localizaciones de Kansas City. La gente se portó muy bien y era como estar en otra parte de Detroit. Siempre he estado muy conectado espiritualmente con el medio oeste (Detroit, Chicago, Saint Louis, Kansas City y Columbus). Pienso que todas las películas relacionadas con el jazz y el blues son esenciales para preservar una base de grandes fans y hacer ese número más largo. Tampoco diría que se trate de algo importantísimo porque nada reemplaza la búsqueda y la experiencia en vivo. Eso es imposible de cambiar.

– ¿Cuál es su sentimiento a la hora de venir a Canarias a participar dentro del Festival Internacional Canarias Jazz & Más Heineken? ¿Ha estado alguna vez usted en las Islas? ¿Sabe usted algo de éstas?

– J.C.: ¡Amo a las Islas Canarias! Mi primera experiencia fue con la Lester Bowie & The New York Organ Ensamble en 1992. Estuvimos tocando durante dos o tres noches en Tenerife ¡Después tuvimos un par de días de vacaciones después de los conciertos! Gran clima y todos tuvimos un muy buen rato en Canarias.

– ‘At the Crossroad’ (2011) es el título de su último disco ¿Tocó en él con la misma banda que está girando?

– J.C.: No, excepto por Gerard Gibbs que ya estaba en la formación.

¿Qué puede esperar la gente que se acerque a sus conciertos en Canarias, tanto en Tenerife como en Gran Canaria?

– J.C.: Creo que pueden esperar un concierto muy bueno, maravilloso, como cuando presentamos el proyecto ‘Django: Unchained’ al público. La verdad es que espero verlos a todos ahí.

– Muchas gracias por su tiempo.

– J.C.: Gracias a usted.