FLOWLa diseñadora canaria Romina Rivero (Tenerife, 1982) fue la ganadora por España del concurso abierto a jóvenes diseñadores europeos, que seleccionó el diseño de un banco por país para ser ubicados en los exteriores del Parlamento Europeo en la ciudad de Estrasburgo. La apertura de esta muestra perpetua del joven talento internacional tendrá lugar este jueves, 28 de mayo, con la instalación de los seis primeros bancos. Rivero y su obra estarán presentes en este acto con el apoyo de Canarias Crea, el programa del Gobierno Autónomo y la Fundación CajaCanarias para facilitar la movilidad del sector cultural isleño fuera de las Islas.

‘FLOW-er’ es el título de este diseño de mobiliario urbano con el que Romina ha tratado de expresar, según las bases de la convocatoria, “aspectos de la creación moderna del país de origen”. El concurso ‘European benches’, iniciativa de la Asociación Estrasbourgo pour l’Europe, propuso a jóvenes creadores de los 28 países miembros de la Unión Europea el diseño de un banco, con el fin de seleccionar uno por país para su ubicación en las inmediaciones del Parlamento Europeo.

Alfons Simó, artista y colaborador de Romina Rivero en este proyecto galardonado por España, da algunas claves y explica cómo, mediante un lenguaje contemporáneo, la obra atiende a “diversos criterios desde una condición híbrida”. “El vínculo con la Unión Europea y sus 28 países miembros, la identidad del país mediante el símbolo de la flor nacional (el clavel), la promoción de lo femenino, y la fusión del trabajo artesanal y las nuevas tecnologías, revelan la evolución de una sociedad de presente y de futuro”, señala Simó.

Asimismo, la obra también encuentra inspiración en el lema de la Unión Europea, ‘Unidad en la diversidad’, por lo que “el diseño circular de la pieza se centra en la idea de Bien Común y espacio público, lugar de sinergia para la reunión, la comunicación y la alianza. Crear situaciones, tratando de expandir el diálogo transformador del arte y del diseño contemporáneo en la búsqueda de nuevos métodos para leer la ciudad.”

Expresión minimalista que se relaciona “poética y equilibradamente” mediante elementos visuales tales como el color, la forma y la materia. “Una reciprocidad entre el flujo, el movimiento, lo orgánico y lo circular como metáfora para el ser humano, quien experimenta un continuo y cíclico, proceso de transformación.”

Todo ello hace de ‘FLOW-er’ una pieza única y exclusiva que quedará definitivamente ubicada en el entorno del Parlamento y pasará a formar parte de la herencia cultural de Estrasburgo, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su bella arquitectura y monumentos históricos, enlace entre capitales y sede de instituciones europeas.