fotoLa cantante de origen norteamericano residente en Holanda, Deborah J. Carter va a ser uno de los atractivos fundamentales en la III Semana Internacional de Jazz Ciudad de La Laguna. Carter actuará en Aguere el próximo 22 de mayo, a partir de las 21.00 horas, en el escenario al aire libre en la plaza del Ex Convento de Santo Domingo y compartirá escenario con otros proyectos como RICCA de Esther Ovejero o con la cantante catalana Clara Luna. El día siguiente, a las 11 de la mañana, estará en el Teatro Leal de La Laguna para dar una Clase Magistral propiciada por Mousikê.

Nuestra protagonista de hoy creció a camino de Hawaii y Japón, vivió muchos años en España y después decidió establecerse en la tierra de los tulipanes. Tanta sapiencia acumulada tendrá vía de escape con discos sensacionales, como el que tiene previsto presentar en La Laguna en la fecha anteriormente citada y en Holanda el próximo día 30 de mayo. Nos estamos refiriendo a ‘Diggin the Duke’ que verá la luz a través de la discográfica Dot Time Records. En definitiva, una luchadora por sus ideas, que pasea su voz por un repertorio que oscila desde The Beatles a el mismísimo Duque de la improvisación, Mr. Ellington ¡Disfruten!

DESTACADO: “En los últimos años aprendí que la virtud más importante que un artista profesional puede poseer en su vida es la capacidad de resiliencia; la capacidad de seguir adelante a toda costa.”

– ¿Cómo comenzó a cantar Deborah J. Carter? ¿Empezó de muy pequeña? ¿Le vino de familia?

– Deborah Carter: Yo cantaba en los coros de la iglesia, y mi madre fue casi siempre la directora de ellos. Eran siempre iglesias cuya música consistia en himnos clásicos, así que solo llegué a conocer la música de gospel a través de otras fuentes: la televisión, conciertos de gospel de vez en cuando, o los álbums de Mahalia Jackson que mi madre tenía. Todos los familiares de parte de mi madre saben cantar o tocar un instrumento, pero estoy realmente segura de que soy la primera músico profesional de mi familia.

– Viene a actuar en la III Semana Internacional de Jazz Ciudad de La Laguna ¿Cómo surgió la posibilidad?

– D.C.: Se pusieron en contacto conmigo a través de Facebook. Y esto pasa cada vez más a menudo, para mi sorpresa. Los medios sociales se está convirtiendo en un recurso muy útil para hacer contactos interesantes.

– ¿Conoce a algunos músicos canarios? ¿Y españoles? ¿Recuerda a alguien en particular?

– D.C.: He trabajado con muchos, muchos grandes músicos de todos los rincones de España, cuando yo vivía allí. Estoy en contacto con muchos de ellos, casi a diario, a traves del Facebook. Musicos de España poco a poco estan llegando a ser más conocidos al nivel internacional y yo estoy muy orgullosa de ya tenerles como amigos y compañeros.

Un par de años atrás conocí tambien a Sebastián Gil Armas, un gran trompetista, profesor del Conservatorio Superior de Música de Canarias, y el director artístico de la maravillosa Gran Canaria Big Band. El concierto que tuve con esa gran banda fue uno de mis conciertos más favoritos que he tenido con un big band. Eran 17 ó 18 buenos musicos, y todos ellos dedicados a su arte, y muy trabajadores. Los ensayos que teniamos para estos dos conciertos para la navidda, bajo la dirección de Francisco ‘Latino’ Blanco de Alicante, fueron de los más intensos que jamás había experimentado ¡Me quito el sombrero ante ellos!

– ¿Con quiénes va a tocar en la “Semana”? ¿Nos puede desvelar su banda?

– D.C.: Vamos a tocar una buena mezcla de canciones de mis discos anteriores y algun u otro favorito mío. Vendré a Tenerife con mi marido y bajista, Mark Zandveld. Vamos a juntarnos con tres músicos canarios talentosos: Akior García, a la bacteria, José Alberto Medina, teclados y Miguel Manescau, guitarra eléctrica.

En los últimos años he hecho conciertos en España combinando músicos, que venían conmigo desde Holanda, con algunos músicos de España, resultando en muchas de las ocasiones actuaciones maravillosas debido a esa fusión espontánea de dos elementos tan distintos.

“En los últimos años aprendí que la virtud más importante que un artista profesional puede poseer en su vida es la capacidad de resiliencia; la capacidad de seguir adelante a toda costa.”

– ¿Qué canción va a tocar seguro en este concierto?

– D.C.: Seguramente escucharán canciones de mi homenaje jazzístico a los Beatles, un par de canciones de mi último álbum llamado ‘Blue Notes and Red Shoes’, y un pequeño adelanto de mi nuevo álbum que se lanzará en Holanda este mes ‘Diggin’the Duke’, mi homenaje moderno a Duke Ellington.

Está preparando un nuevo disco, como cuenta, que se llama ‘Diggin’ the Duke’ y que saldrá a través de la discográfica Dot Time Records ¿Cómo fue el contacto con esta casa de discos?

– D.C.: El primer álbum del grupo ‘Zandscape’, de Mark Zandveld, fue lanzado por Dot Time Records y me parecía bien seguir su ejemplo.

– Presumimos que se trata de un homenaje al gran Duke Ellington ¿Recuerda cómo conoció este genio del que se dice que firmó más de 3000 canciones?

– D.C.: Ellington estuvo siempre en primer plano desde el momento en que decidí convertirme en una cantante y músico de jazz. Creo que una de las primeras canciones que aprendí de él fue “Satin Doll”. Ellington no sólo fue un gran compositor, sino que también estaba constantemente explorando nuevas ideas y nuevos conceptos y formas de interpretar las composiciónes suyos y de otros.
Yo me acuerdo de ese álbum homenajeando el ‘Mary Poppins’ de Walt Disney, tocado al estilo muy ‘Ellingtonian’ (risas), claro. En ese sentido, estoy siguiendo la tradición de Ellington de reelaborar composiciones, siempre con la intención de incorporar un “sello personal”.

– ¿Qué consejo le daría a un joven que quisiera ser cantante profesional? ¿Es importante la formación?

– D.C.: Si tienes bastante pasión e interés por cualquer cosa, querrás saber lo más posible sobre ella. La educación dentro del mundo de la música es ciertamente importante. Pero más que eso debe de existir la necesidad de tener una curiosidad insaciable sobre los variados estilos, conceptos, instrumentos, etcétera que se usan para la creación de musica; hacerse “estudiante de toda la vida” y nunca dejar de crecer.

También, para cualquier músico joven, es importante aprender una serie de habilidades relacionadas con la música para poder tener una funcionalidad continuada en el mercado actual. Luego, en tiempos ‘complicados’ como estos, puedes contar con otros dotes’Duke Ellington estuvo siempre en primer plano’ como músico, compositor, arreglista, profesor, asesor y varias más.

– ¿Qué cantantes tiene entre sus predilectas? ¿Puede seleccionarnos a 5?

– D.C.: Por supuesto, como cantante de jazz, es recomendado prestar atención a lo que hicieron Ella Fitzgerald y Sarah Vaughan, pero hay cinco cantantes que contribuyeron directamente a mi propio estilo personal, sobre todo en mis años de juventud. Podemos destacar a Al Jarreau, antes de 1984, los álbumes de George Benson de los años 70 y 80, Mark Murphy, Nancy Wilson y Natalie Cole.

Me gustaría añadir que mi influencia más importante para la interpretación de canciónes es en realidad el actor, Robert De Niro, y uno de mis influencias más importantes para la dinámica y presencia en el escenario era, quizás sorprendentemente, Lola Flores.

– ¿Qué recuerda de su paso por España?

– D.C.: He vivido en España 16 años y tengo muchos recuerdos – divertidos y sentimentales – de entonces. También tengo maravillosos amigos que considero como mi ‘familia elegida’, sobre todo en Mallorca, donde viví unos 7 años.
Mi periodo más importante de desarrollo artístico fue en España. Yo terminé mis estudios antes de estar allí. Desde aquel momento empezó mi crecimiento como artista, cantando una variedad amplia de estilos, apareciendo en todo tipo de escenarios – del teatro musical a clubs de jazz-. También participaba en muchos programas de radio y television de España.

En aquella época, yo tuve la gran suerte de trabajar en una comunidad de artistas que incluyó a músicos que venían de otros países y culturas. En los años 80 y 90 yo disfrutaba de muchas combinaciones musicales y fusiones de estilos internacionales. No creo que hubiera llegado a tener esa gran pasión que tengo por la musica latina, brasileira, norteafricana o flamenco si no hubiera vivido en España.

¿Cree que las cosas han ido a mejor o a peor desde que no está en nuestro país?

– D.C.: En cualquer recesión, depresión, o crisis económica, la cultura suele recibir unos de los primeros golpes duros. Mi corazón se rompía por mis compañeros músicos aquí en España, debido a lo muy difícil que se ponían las cosas por mantener la música viva. Tampoco fue muy fácil en otras partes de Europa, incluyendo Holanda.

Por otro lado, en medio de una crisis, se nota muy rápido quienes son los luchadores – los músicos optimistas- y los que tienen determinación en seguir con la música, como sea. A pesar del gran bajón de la fuente económica, había ciertos inicios de nueva actividad musical.

Los presupuestos son más bajos en todos los ámbitos, pero lo más importante era mantener el barco flotando. En los últimos años aprendí que la virtud más importante que un artista profesional puede poseer en su vida es la capacidad de resiliencia; la capacidad de seguir adelante a toda costa.

Estoy seguro de que los profesionales de otros campos dirán lo mismo.

– Suponemos que el nuevo disco ‘Diggin’ the Duke’ la va a llevar por muchos escenarios. Además de por Canarias, ¿Por dónde va a ir a actuar? ¿Tiene previstos algunos conciertos?

– D.C.: Antes de grabar este último disco en el estudio, ya estuvimos realizando conciertos con parte de este repertorio nuevo con el fin de estar más familiarizados con el mismo antes de entrar y grabarlos. Así que ya lo hemos tocado para los públicos en nuestras giras por la India y China, en el año pasado.

‘Diggin the Duke’ tiene un lanzamiento internacional que está previsto para septiembre, pero este verano ya habrá conciertos en Europa.

A su vez, estoy muy ocupada con otros proyectos: con un conjunto creativo moderno de Mark Zandveld, llamado Zandscape, como vocalista invitada con el trío de fusión On Impulse, colaborando en el programa de teatro “Nueva York Round Midnight” (todavía en gira nacional), trabajando a dúo con el compositor y pianista Michael Baxter en su proyecto moderno-clásico que lleva por título ‘Deliberations and Intentions’, y también como artista invitada con el cuarteto hardbop del compositor y saxofonista Ben van Den Dungen.

Todos estos grupos están activos y hay más grabaciones y conciertos en el ‘planning’, por Norteamérica, Asia, África y Europa. Además, la enseñanza es una parte muy esencial de mi carrera musical y disfruto dando clases magistrales y talleres como el que voy a dar para vocalistas en el Teatro Leal de Tenerife, el día después de nuestro concierto en La Laguna. Luego, en julio participaré en el Seminario de Jazz de Corea del Sur. Va a ser mi tercera vez allí y ¡Me encanta!

– ¿Cómo va a ser la presentación en Holanda? ¿En dónde actuará? ¿Con quiénes?

– D.C.: Voy a estar actuando con el trío original del CD, Mark Zandveld al bajo, Leo Bouwmeester, al piano y Gunnar Graafmans, a la bateria. Tendrá lugar en el festival Meerjazz, cerca de Amsterdam, el 30 de Mayo. Tendremos invitados que grabaron en el CD, como Alex Simu, clarinete d’amour, Hermine Deurloo, armónica, Emiel Wienholt, saxo alto, y Efrain Trujillo, también en el saxo.

– ¿Qué tal le trata el país de los tulipanes? ¿Cómo es la escena del jazz en Holanda? ¿Hay muchos clubes?

– D.C.: Mi mudanza a Holanda ha aumentado mi desarollo artístico tremendamente. La comunidad de la música es muy grande aquí y para cada uno es un desafio encontrar un “nicho”, hacer la promocion adecuada ¡Aunque nunca es bastante! A pesar de eso, en mi circulo de colegas, nos apoyamos el uno al otro y me encanta estar rodeada de tanto talento y procedentes de tantos países.

Teniendo en cuenta la cantidad enorme de músicos que hay en Holanda – un país con más conservatorios y escuelas de música por metro cuadrado que tal vez ningún otro – hay, sorprendentemente, pocos verdaderos clubes de jazz. Por otro lado, hay cafes, bares y restaurantes, e incluso centros comerciales que tienen música en vivo, con o sin regularidad.

Realmente, estoy viendo una tendencia internacional de músicos de jazz empezando, cada vez mas, a buscar lugares no-tradicionales para llevar la música a la gente. Como por ejemplo, museos, bibliotecas, sociedades y reuniones culturales, además de los conciertos del ‘living room’ (conciertos en casa), que están siendo muy populares. Como se suele decir: “Si Mohammed no puede ir a la montaña, la montaña va a Mohammed “.

– Parece ser que las universidades musicales de ese país son muy prestigiosas, muchos canarios ha estudiado en ellas…

– D.C.: La última vez que leí una encuesta al respecto, ponía que alrededor del 40% de los estudiantes que asisten a los siete conservatorios, de nivel universitario, en Holanda vienen de otros países y principalmente Europa y Asia.

Claro, que hay muchos estudiantes que vienen de España, algunos de los cuales siguen con su residencia en Holanda incluso después de que hayan terminado sus estudios. Esos musicos mediterráneos traen su propia ‘color’ y estilo a la comunidad del jazz holandés, que no sería la misma sin ellos. ¡Hay incluso una big band de flamenco aquí, fundada por Bernard van Rossum, un malagueño!

– ¿Qué diferencias van a haber entre su último disco publicado en el año 2009, ‘Blue notes and red shoes’ en comparación con este próximo ‘Diggin’ the Duke’?

– D.C.: En primer lugar, a ese proyecto, de broma lo llamo ‘El álbum de Navidad’, ya el único periodo en que nos pudimos encerrarnos en el estudio para grabar el album fue el dia de Navidad y un par de días después.

Estamos más versados en la producción en esta occasion. Como cantante y músico todavía estoy creciendo y me quedo cada vez mas satisfecha con un nuevo álbum. Todavía creo que tengo mucho camino por recorrer.
Y, por supuesto, llevo bastantes años en esto para defender y apoyar mis propias ideas ante cualquier crítica de algun ‘purista’ que pueda insisitir que la música de los ‘grandes’ deber ser tocada exactamente como lo fue en la partitura original. No creo que Ellington hubiera compartido esa opinión.

– ¿Ha pasado demasiado tiempo desde su último disco? ¿Era ya hora de una publicación?

– D.C.: Estaba ocupada con tantas cosas, el tiempo volaba y yo era completamente inconsciente de que hubiese pasado ese tiempo. Y realmente, hay una posibilidad de que en los próximos 18 meses puedan haber dos lanzamientos más de discos míos, y eso sin incluir los planes de los otros grupos con los que trabajo.

– ¿Cuándo verá la luz el disco? ¿Lo podrá comprar los fans por internet o por algún medio? ¿Es usted partidaria de vender mp3s?

– D.C.: El lanzamiento holandes del CD es el 30 de Mayo y el lanzamiento internacional es en septiembre. No dejen de visitar nuestra web: www.deborahcarter.com o la de la discográficawww.dottimerecords.com

A mi me gusta el vinilo o el CD; algo que se pueda tener en la mano. Pero las tendencias son las tendencias. En cualquier caso, si hacemos nuestra música e invertimos tanto amor en ello, queremos que llegue a los oyentes sea como sea.

– Muchas gracias por su tiempo ¿Quiere animar a la gente para que se acerque por su concierto y su música?

– D.C.: Esperamos que vengan y que estén preparados para llenarse el alma, que nos acompañen en nuestra celebración musical ¡Qué no se lo pierdan!