prensa1303_2924

Las Pléyades (M459) es un cúmulo estelar abierto que contiene estrellas calientes de tipo espectral B, ubicadas en la constelación del Toro. Está entre uno de los cúmulos estelares más cercanos a la Tierra, y es el más visible a simple vista en el cielo nocturno. Las Pléyades albergan un lugar prominente en la mitología antigua, así como una diversidad de significados en diferentes culturas y tradiciones. El cúmulo está dominado por estrellas calientes extremadamente azules y luminosas que se han formado en los últimos 100 millones de años. En un principio se pensó que el polvo que forma una débil nebulosidad de reflexión alrededor de las estrellas más brillantes provenía de una disgregación de la propia formación del cúmulo, pero ahora se sabe que es una nube de polvo no relacionada, a través de la cual las estrellas están pasando actualmente. Algunas simulaciones han mostrado que las Pléyades se formaron probablemente a partir de una configuración compacta que se asemeja a la nebulosa de Orión y se estima que el grupo va a sobrevivir durante otros 250 millones de años, tiempo después del cual se dispersará debido a las interacciones gravitacionales con su vecindario galáctico.

En la parte inferior izquierda, también se observa el cometa PanSTARRS, descubierto el 21 de enero de 2016 por el programa de rastreo de asteroides y cometas Panstarrs (Panoramic Survey Telescope & Rapid Response System, Hawai, EEUU). Al principio fue catalogado como un asteroide. Fue el astrónomo ruso Denis Denisenko el que se percató que la órbita de Panstarrs era similar al cometa 252/Linear descubierto en el año 2000. Panstarrs pasó de asteroide a cometa con “acompañante”. Los cometas son objetos de nuestro Sistema Solar compuestos, principalmente, por hielo y polvo, por lo que se les conoce como «bolas de nieve sucia». Se mueven alrededor del Sol siguiendo órbitas muy elípticas, con periodos –tiempo que tardan en dar una vuelta alrededor del Sol- que van de unos pocos a cientos de miles de años. Cuando se acercan al Sol (perihelio), el calor derrite los hielos cometarios, desprendiendo gases y partículas de polvo que forman la cola o colas del cometa que puede medir más de un millón de kilómetros.

Más información:

https://apod.nasa.gov/apod/ap171114.html

“GALÁCTICA”: Una visión profunda de la Vía Láctea

https://flic.kr/s/aHskQ9fJzA

banner facebook creativa