Tuga07El espectáculo Con su permiso, del clown chileno Tuga, se alzó este domingo con el premio Mueca 2015 tras concluir la edición de este año del Festival

Internacional de Arte en la Calle de Puerto de la Cruz.

El premio ha sido concedido este año por los integrantes de la Red Eurolatinoamericana de Artes Escénicas (Redelae), invitados nacionales e internacionales del Festival, que asistieron a Mueca como un público especial y para participar en la agenda de acciones de coordinación e impulso de las artes escénicas organizada por el festival.

Mueca se celebró del 7 al 10 de mayo con un éxito total de público y con el reconocimiento de este grupo de expertos internacionales, que destacaron la alta selección de los espectáculos programados.

Tuga Intervenciones, la compañía del artista chileno Rodolfo Meneses, participa por segunda vez en Mueca a petición del público, que tuvo la oportunidad de conocerlo en la edición de 2014.

El popular artista de Valparaíso ha hecho de Tuga un personaje atípico, un agitador de calle que invita al público a seguirlo y a jugar con él, con la calle y todos sus habitantes… con o sin motorTodo puede ocurrir con este mimo, personaje de otro planeta, para el que la luz roja no es un semáforo y la policía no es la autoridad, como bien pudo comprobar el público que asistió a Mueca y que compartió con él sus tres intervenciones en el Espacio Caixabank-Avenida, en el cruce entre la Avenida de Venezuela y la Avenida Familia Bethencourt y Molina de Puerto de la Cruz.

El personaje Tuga nació en 2005 en Chile como un recurso para invitar al público a saltarse los límites de lo cotidiano, para romper el esquema de lo previsible; la propuesta puede ser tentadora, pero para que tenga éxito es necesario desarrollar un trabajo constante y sutil, tal como ha explicado Rodolfo Meneses en varias ocasiones.

Una vez hecha la invitación al público, lo importante es conseguir que el público la acepte y que siga al artista en su propósito desvergonzado. Tuga lleva hasta la calle “la bandera de la irreverencia, pero a la espalda tengo que tener al menos doscientas o trescientas personas con las que hacer el espectáculo”, explica el clown. “Es necesario que la gente se sienta comprometida con el espectáculo”, subraya Meneses. Tuga es sobre todo un agitador de calle, que invita al público a seguirlo y a jugar con él en la calle y todos sus habitantes.

“Tuga es un buen amigo, cada vez soy más sutil”, señala el artista. Precisamente, la delicadeza con las que Tuga una opción escogida por su creador, porque Rodolfo Meneses actúa inspirado por una necesidad de dar y recibir amor, de tocar la humanidad de cada uno de los participantes que lo acompañan en el espectáculo. Cuando se pregunta qué puede entregar al público se contesta: “algo que inspire”, porque “falta inspiración en este mundo”.

Sus acciones, en Chile y en otros países latinoamericanos, suelen ser calificadas de “disturbio en la vía pública” por parte de la policía. Ocurre así cuando el artista se lanza a la calle sin red, en una acción planificada pero aparentemente espontánea por no haber sido anunciada en las agendas culturales, como sí ocurre en Mueca.

En la ciudad, el artista callejero se traslada de un lado a otro y en el recorrido que hace en su intervención “crea una burbuja de magia”. Cuando la acción se da fuera del marco de los festivales, se facilita el “empoderamiento de la gente”, que toma su propia decisión de participar o no en la acción, incluso, si no le gusta, puede decidir llamar a la policía. El espacio de un festival, para él, es más institucionalizado, pero ese carácter “te da tranquilidad y eso da potencia al espectáculo, no lo altera en su esencia”, mientras que en las acciones fuera del festival, “la policía no puede entender… y a veces las cosas acaban con la gente peleando” con los agentes para que lo dejen continuar con su actuación.

“Mi trabajo nace desde las ganas de intervenir en la calle y vivir de eso, de hacer reír”, no es un propósito sencillo, porque “ponerse triste es fácil, lo difícil es ser feliz y hacer reír”. La propuesta de implicarse en la acción irreverente “genera un empoderamiento del público fantástico”, de ahí que el título del espectáculo sea ‘Con su permiso’, el permiso que da el público, no las instituciones”.

Los integrantes del jurado de Mueca este año son los latinoamericanos Cassio Pinheiro, director del Festival Internacional de Teatro, Palco & Rua de Belo Horizonte (FIT-BH – Brasil); Lucero Millán, directora del Festival Internacional de Teatro, Monólogos, Diálogos y Más de la Sala de Teatro Justo Rufino Garay (Managua, Nicaragua); Octavio Arbeláez, director del festival de referencia para el teatro en América Latina, el Festival Internacional de Teatro de Manizales (Colombia); Freddy Ginebra, director del Festival Internacional de Teatro de Santo Domingo (República Dominicana); Raquel Araújo y Óscar Urrutia, respectivamente, directora artística y productor y escenógrafo de Casa Teatro de la Rendija (México) y Ricardo Pernia e Ifigenia Arellán y Dary, respectivamente, productor y gerente de producción del Festival de Caracas.

El jurado se completa con los participantes europeos Luis F. Jiménez, director Festival Don Quijote de Théâtre Hispanique (París, Francia); Antonio Revez, director artístico del Festival Internacional de Teatro de la región de Alentejo (FITA, Portugal); Oriol Martín Sambola, gerente de la Fira Tàrrega (Cataluña, España) y Norka Chiapusso, director dFERIA (Donostia, España).